Servicios alimentarios y de soporte

La industria de los productos alimentarios requiere los estándares de higiene y seguridad más elevados en todos los procesos de producción. No obstante, la producción de los fabricantes de alimentos no está limitada al procesamiento. Para numerosas aplicaciones que aún cuentan con estándares de higiene elevados, los aspectos más importantes son una capacidad elevada, una disponibilidad global y un mantenimiento reducido. En un plazo de dos años, se construyeron las instalaciones de producción más modernas del mundo de leche de fórmula hipoalergénica en los locales de la fábrica de Nestlé de Biessenhofen, unas instalaciones con un área de tres campos de fútbol y un precio de 120 millones de euros. Se utilizaron las tecnologías más modernas disponibles como, por ejemplo, para la recuperación del calor utilizando calor residual o un nuevo sistema de refrigeración para ahorrar energía y agua. La creciente demanda internacional de los denominados alimentos hipoalergénicos (HA) para la prevención de enfermedades alérgicas ha hecho que resulte necesaria esta expansión significativa.

Productos sensibles

Cada año, se entregan en 80 países de todo el mundo más de 16 millones de paquetes de productos alimentarios HA. Además, en un centro aséptico altamente especializado, es posible rellenar los tarros de alimentos de forma aséptica. Otros sofisticados productos se benefician también de este proceso: además de las salsas gourmet Thomy, en Biessenhofen también se produce Nescafé Xpress.

Justo a tiempo con certeza y fiabilidad

En estos procesos de producción de gran seguridad, prácticamente todo se transporta en cintas transportadoras y dispositivos de elevación que funcionan a lo largo de la línea de producción completa en múltiples guías. Los sensores controlan el flujo de productos. Un sistema extremadamente complejo que debe supervisarse, al igual que todos los elementos que transporta. Se han instalado numerosos componentes de Interroll en varios cientos de metros de transportadores que funcionan a lo largo de las naves de producción. Porque, como responsable de la cadena de suministro, Kuehn explica: «En estos procesos de fabricación sensibles, todos los elementos individuales deben resultar completamente fiables en todo momento; no hay cabida para los fallos.» En cada sensor se produce una comprobación adicional, en la que se comprueba el flujo de productos actual. La fiabilidad, incluso a una velocidad elevada, y unas combinaciones inusuales son requisitos previos para que el sistema funcione sin incidencias. Para ello se han instalado escáneres, sensores fotoeléctricos y cámaras de vídeo en directo. En caso de que un tarro no se etiquete en azul debido a una mezcla de color específica, sino en azul claro, de modo que resulta más difícil de leer, dicho tarro se detecta y retira de forma inmediata.

Una automatización exhaustiva y un control automático de las secuencias son las características de las nuevas y simplificadas líneas de producción de la planta de Nestlé en Allgäut

¿Quiere que nuestro equipo de ventas contacte con Ud.?

Contactar